P

Pío Cabanillas Alonso. Derecho en la Complutense, Relaciones Internacionales en Boston. Trabajó con Murdoch en Nueva York, antes de lanzar Canal Plus y dirigir RTVE. Ministro Portavoz con Aznar. Tres años de política le han bastado. Es Director de Imagen Corporativa del Grupo Acciona, desde donde apoya proyectos culturales como ‘SUR’. Fotógrafo brillante, acaba de participar en PhotoEspaña, con una exposición, ‘Sombras’, sobre los lugares más desérticos y estremecedores de Latinoamérica.

PREGUNTA.- ¿Se busca uno en los desiertos?

RESPUESTA.- La naturaleza es algo tan inabarcable y tan hipnotizante, que te encuentras o te difuminas ahí. Los grandes paisajes te hacen sentir minúsculo y al mismo tiempo parte de algo muy grande.

P.- ¿En su fotografía le interesa más la sombra que la luz?

R.- Me parece mucho más misteriosa. En la luz todo está visto e incluso te ciega.

P.- Entre sus últimos escenarios de la exposición “Sombras” (en Materna y Herencia), Atacama, entre el Pacífico y Los Andes.

R.- En Atacama no tienes la más mínima capacidad de supervivencia.

P.- El Norte Grande, donde la horizontalidad vence a la verticalidad.

R.- Es uno de los contrastes que he querido buscar en esta exposición. Estás a 4.500 m de altura, con moles de 3.500 m, y la visión es claramente horizontal. Se rompe el mito de la montaña.

P.- Las llanuras y los volcanes argentinos, donde el suelo parece crecer.

R.- Estás como en un constante movimiento telúrico.

P.- Impresionante, en Bolivia, que la sal pese sobre la tierra.

R.- Una llanura de 80 x 20 km totalmente tapizada por sal, y el reflejo del cielo por el efecto espejo. Incluso, cuando estás caminando por esa agua salada, tienes la sensación de hacerlo como el Cristo sobre el agua.

P.- Ha sido su tercera exposición.

R.- De las individuales.

P.- En el 14, en esta misma casa, sobre Islandia y Vietnam.

R.- El elemento aglutinador era el agua.

P.- Ahora, en PhotoEspaña.

R.- Con la obligación de hacer todo con mucho cuidado.

P.- Pío Cabanillas, en el mundo de la Cultura. En Acciona, impulsor de las becas de ‘Sur’, esa “escuela de profesiones artísticas”.

R.- ‘Sur’ es una grandísima iniciativa por lo que significa de multidisciplinar. Es fundamental llegar a un conocimiento completo de las artes antes de descubrir en cuál de ellas puedes expresarte de una manera más personal. Para Acciona es un absoluto compromiso con la formación.

P.- ¿Tenemos que descubrirnos continuamente?

R.- Es una obligación y una tarea sin fin.

P.- “Conócete a ti mismo”, dijo el griego.

R.- Se podría añadir el corolario de “Sorpréndete a ti mismo”.

P.- Pero da la sensación de que no es tiempo de arte.

R.- La sensibilidad por el arte tiene altibajos.

P.- Es sorprendente el auge de la fotografía. Se tiene un artista dentro sin saberlo.

R.- La fotografía, con los avances del mundo digital, ha democratizado el arte. Te ha hecho capaz de expresarte, te ha hecho artista.

P.- Curiosos los selfis, que son autorretratos.

R.- Con este “boom” del desnudarse al otro te estás abriendo a todo.

P.- Oiga, en esta exposición no aparece el ser humano.

R.- Si uno se fija en las fotos, intento humanizarlas con una traza, un pequeño camino o un trozo de carretera para reclamar nuestro sitio dentro de la naturaleza.

P.- ¿Hoy se huye de la cultura?

R.- Más que huir de la cultura, se huye del esfuerzo, y eso afecta a todos los ámbitos de la vida.

P.- También se quiere huir de la política conocida.

R.- Se está huyendo de la política en general, porque se está huyendo del ciudadano.

P.- Usted no estuvo mucho tiempo en la política.

R.- Yo lo entendí más como un capítulo de mi carrera, tener la oportunidad de servir a mi país, pero no una vocación de permanencia. No me arrepiento lo más mínimo de haber estado, ni me arrepiento de no estar.

P.- ¿Cómo ve desde el hoy la etapa de Aznar?

R.- Por los resultados, tanto económicos como de proyección exterior, yo creo que fue brillante. Probablemente es el momento de nuestra historia reciente que da a España una mayor presencia en la política internacional, y económicamente se le dio la vuelta a este país.

P.- Ahora, en Acciona.

R.- Una las grandes empresas del Ibex 35. Empresa familiar, que está en las raíces de lo que significa España.

P.- Especialista en los nuevos medios.

R.- Es probablemente lo que monopoliza mi idea de curiosidad. Se llega donde no se ha llegado nunca, se conoce lo que no se conocía.

P.- La relación con las fotos, una relación tardía.

R.- Fotos he hecho desde pequeño. Le vi a mi padre hacer fotografía, y como en todos los regalos típicos en aquellos tiempos, la Kodak Instamatic… Muchos amigos me decían: tienes que exponer, tienes que exponer. Solo en la última época, desde hace 15 años, he perdido la vergüenza.

P.- Otras de sus vocaciones, el piano

R.- Si, ojalá hubiera sido capaz de tocar un instrumento, y, por supuesto, el piano. Yo tocaba la guitarra, pero mal.

P.- ¿Cuál es su cámara?

R.- En esta última etapa es una Canon 5D. También tuve una Nikon. Quizá la que recuerdo con más cariño es una Rollei 35.

P.- ¿Sus fotos tienen un precio?

R.- Sí, le han puesto un precio. Pero lo que no tiene precio es la ilusión que me produce estar en la galería.

P.- Blanco y negro o color.

R.- La idea es ser capaces de hacer fotografía en blanco y negro, en color.

10/07/2105
Fuente: El Mundo