G

Geometrías inauditas, cicatrices profundas, texturas y colores sorprendentes.

Durante años, Pío Cabanillas, alto ejecutivo que también fue portavoz del gobierno de José María Aznar, se ha aproximado a la naturaleza a través de la cámara. Esa bitácora visual del mundo se plasma ahora en un libro.

Este proyecto llamado Gea busca subrayar el matiz, las señas de identidad más sutiles de la naturaleza. Se trata de traer a un primer plano el detalle, lo singular; descontextualizar las estructuras, los horizontes; desdibujar los grandes escenarios naturales y plantear nuevas formas de apreciar lo mucho que nos rodea y que dejamos pasar inadvertido. En lugar de exhibir el paisaje de forma general y distante, Gea intenta excitar nuestra curiosidad a través de encuadres cada vez más cerrados difuminando la escala, las referencias, y provocar nuevas sensaciones recreándose en las líneas y los perfiles, en las sombras y los colores.

Las rocas, los minerales, la vegetación, el hielo o la arena presentan huellas geométricas sorprendentes producto del juego caprichoso del agua o del viento, que les convierte en los verdaderos protagonistas de este marco abrumador. La situación o el lugar donde se encuentran los espacios fotografiados no constituyen la esencia, sino las formas y texturas del entorno. No se trata de mirar más lejos, sino más cerca; de aproximarse a los gestos, arrugas y cicatrices de la naturaleza; de profundizar en la observación minuciosa y paciente de las joyas que nos ofrece y que insistimos día a día en perder.

Ver Fuente Original: El País