E

El encuadre y las siluetas trazadas en el paisaje caracterizan las imágenes de Pío Cabanillas exhibidas en la exposición «Sombras», un recorrido por horizontes difíciles de América Latina, donde la naturaleza se expresa de una manera emocionada y sorprendente.

Incluida en el festival PhotoEspaña, la exposición que abre hoy sus puertas en la galería Materna y Herencia muestra cómo la sombra es mucho más que la ausencia de luz a través de veinte imágenes pertenecientes al gran proyecto iniciado por el autor en los desiertos y en paisajes únicos de Atacama.

Esta es la tercera exposición en solitario de Pío Cabanillas, que en otras dos ocasiones ha participado en muestras colectivas, y para quien su paso por la política como ministro portavoz del Gobierno (2000-2002), entre otros cargos, ya es un capítulo pasado.

Pío Cabanillas ha reconocido durante una entrevista con Efe que desde siempre le ha atraído la fotografía y ha tomado imágenes «pero nunca había pensado en exponer. Me animaron a hacerlo y ahora le he cogido el gusto». A ello ha contribuido también la gran aceptación de público que tuvieron sus dos exposiciones anteriores.

En «Sombras. Horizontes de Atacama, Uyuni y Catamarca», Cabanillas realiza un estudio sobre el realce de las sombras, pero no solo de los objetos, sino que el juego que hacen las nubes en los grandes paisajes fue su punto de partida, «y a partir de ahí jugando con la luz y con los contrastes surgió la idea» que se plasma en estas imágenes.

En ellas, la naturaleza se encuentra en solitario, con algún rastro de la presencia humana pero solo en pequeños detalles como la huella de unos neumáticos.

«Casi siempre me he inclinado por la fotografía documental, por el gran paisaje, pero no se trata solo de hacer fotografías tipo postal, sino de ver en la naturaleza algo distinto a través de los encuadres y de los enfoques».

Para Pío Cabanillas, la abstracción se encuentra en la naturaleza. «Hay muy pocas cosas que puedan surgir de la mente humana que no encuentren su expresión en la propia naturaleza, tanto desde el punto de vista del color como de las formas».

Por ello, su intención es apuntar o intentar llegar a una nueva forma de ver paisajes paradisiacos, «quizá un poco más en las líneas, en los horizontes y en encuadres visuales que en cierta forma nos hagan olvidar en donde estamos pero no a la naturaleza».

La belleza está presente en los paisajes de Cabanillas, para quien la gran naturaleza da al ser humano «una importante lección de humildad» y es muy difícil hablar del concepto de la belleza sino es en este contexto de belleza extrema.

En cuanto a las características técnicas de las imágenes exhibidas, la mayoría de ellas son en blanco y negro «muy contrastado para favorecer la idea de la sombra» y, en ellas, es muy importante el papel en las que están impresas, que es más denso «y que a mí me gusta especialmente porque chupa un poco más la tinta y da sensación a veces más de acuarela que de fotografía».

Las obras de Pío Cabanillas son resultado de «flechazos que te dice el corazón», y una forma de «descubrirte a ti mismo y de descubrir tu sensibilidad, lo que te interesa y te importa».

Descarga el catálogo de la exposición AQUÍ

18/06/2015
Fuente: AQUÍ